Tratamiento del priapismo

Debemos buscar atención médica inmediatamente si la erección dura más de 4 horas. Es esencial determinar el tipo de priapismo (isquémico o bien no isquémico) pues el tratamiento para cada uno de ellos es diferente.

Priapismo isquémico

El priapismo isquémico, que ocurre como resultado de que la sangre no es capaz de salir del pene, es una situación de urgencia que requiere tratamiento inmediato. El propósito del tratamiento es hacer que la erección desaparezca y conservar la función eréctil en el futuro. Este tratamiento generalmente empieza con una combinación de drenaje de sangre del pene y el empleo de fármacos.

  • Aspiración. El tratamiento en la sala de urgencias consiste en aspirar la sangre de los cuerpos cavernosos del pene con anestesia local, usando una pequeña aguja y una jeringuilla. Este tratamiento calma el dolor, limpia los tejidos de sangre pobre en oxígeno y puede detener la erección. Este tratamiento puede ser repetido hasta el momento en que acabe la erección.
  • Inyección intracavernosa. Si el procedimiento de aspiración no es suficiente se pueden practicar inyecciones de fenilefrina en el tejido esponjoso del pene. 1 Esta droga constriñe los vasos sanguíneos que transportan la sangre al pene, lo que limita el flujo de sangre. Esta acción deja que los vasos sanguíneos que transportan la sangre fuera del pene se abran, permitiendo el flujo de la sangre hacia fuera. Este tratamiento puede ser repetido a lo largo de múltiples horas si es preciso. Hay un cierto peligro de efectos secundarios, como cefalea, mareos y presión arterial alta, en especial si tiene hipertensión o enfermedades del corazón.
  • Derivación quirúrgica. Si la aspiración falla, un cirujano puede implantar una derivación, un pasaje que se introduce quirúrgicamente en el pene para desviar el flujo de sangre y dejar que la circulación vuelva a la normalidad.

Si tiene anemia de células falciformes, puede percibir tratamientos auxiliares como suplementos de oxígeno o bien una solución intravenosa para mantenerse bien hidratado.

Priapismo no isquémico

El priapismo no isquémico acostumbra a desaparecer sin tratamiento. Debido a que no hay un peligro de daño en el pene, el médico puede sugerir un enfoque de observar y esperar. Aplicar hielo y presión en el perineo – la zona entre la base del pene y el ano – puede ayudar a concluir la erección.

La cirugía puede ser necesaria en ciertos casos para introducir material que bloquea provisionalmente el flujo sanguíneo al pene. El cuerpo por último absorbe el material. La cirugía asimismo puede ser necesaria para arreglar las arterias o el daño tisular resultante de la lesión.

Pronóstico

Si se proporciona tratamiento rápido, las perspectivas para la mayor parte de los casos de priapismo son muy buenas. No obstante, si se retrasa la atención médica, el peligro de disfunción eréctil permanente es mayor.

Véase: Complicaciones del priapismo

Referencias

  1. Pierre Bondil, Jean-Luc Descottes, Abdul Salti, Riad Sabbagh, Tarek Hamza. (Junio de 1997). “Traitement médical du priapisme veineux à propos de 46 cas: ponction, détumescence pharmacologique ou réfrigération pénienne ?” “[Conservative treatment of venous priapism based on a series of 46 cases: puncture, pharmacological detumescence or penile cooling?]”. Prog Urol. 7 (3):433-41. PMID: 9273072.